lunes, 18 de noviembre de 2013

Cariño de gata.Planeta miedo de Ana María Shua

Había una vez una mujer que era rica pero muy mala y tenía varios sirvientes, entre ellos estaba Sachiko que era una chica huérfana que sólo tenía una gata, a la que adoraba y cuidaba.
La patrona las envidiaba cuando estas estaban juntas por eso hacía que la muchacha trabajara a todas horas sin parar y no pudiera estar con su amada gata.
La gata estaba muy a gusto con su dueña pero estaba cansada de que la patrona la pataleaba y le tiraba de los bigotes.
Un día Sachiko no encontraba a su gata por ningún sitio y se disgustó mucho entonces consultó con un profeta y este le dijo que su gata estaría en la montaña de los gatos pero que no fuera porque era muy peligroso. Sachiko no lo pensó y dispuso su viaje que fue muy largo. Cuando llegó a la isla Kiuchu los campesinos trataron de convencerla de que no llegara a la montaña porque no volvería de allí pero ella dijo que no había viajado tanto para nada y se fue.
Cuando se estaba quedando sin fuerzas encontró una joven que la acercó a su casa, allí la trataron muy bien la dieron comida y cobijo pero su sorpresa fue cuando su gata se le apareció vestida con un kimono y le advirtió que por su bien que se fuera de allí porque cuando vinieran los gatos machos se la iban a comer le dio una bolsita y le aseguró que si la sacudía delante de los ojos de algún atacante no tendría ningún problema la muchacha así lo hizo y pudo llegar sana y salva.
Cuando la muchacha llegó a la casa de ama y se lo contó el ama no la creyó y la muchacha le enseñó la bolsita que con sorpresa para las dos estaba llena de monedas de oro.
Con ello la muchacha pudo comprar su libertad y montar una tienda que le hizo llevar una vida feliz y tranquila.
Pero su ama no pudo con la envidia y decidió de ir a ver a la gata y que la diera otra bolsa con dinero ya que la gata había estado en su casa comiendo y durmiendo y nunca le había dado nada. Pero la gata no la ayudó porque era una mala persona  y lo único que consiguió es no volver a su  casa porque los gatos se la comieron.(Cuento japonés)
(Joaquín Ramiro. 6º curso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario